22Jul

Cómo puedo disminuir las inasistencias a horas médicas

Una tasa alta de inasistencia de pacientes a sus atenciones médicas (no-show), impactan severamente en los sistemas de salud y disminuyen las ganancias de los prestadores de salud. Estas tasas pueden variar desde un 5% a un 50%, incluso en consultas de telemedicina, por una variedad de motivos, pudiendo subir hasta un 80% en áreas más problemáticas.

A continuación, dejamos cinco estrategias para disminuir las inasistencias de pacientes a las horas médicas:

1- Usar recordatorios automatizados.

Esta es quizás la estrategia más efectiva, además de la más sencilla, para reducir las inasistencias de los pacientes. Contactar a los pacientes agendados por SMS o e-mail les permite re-confirmar su hora, tener claridad de la ubicación del centro médico al que tiene que asistir, además de prepararse correctamente para su atención.

2- Usar el método de contacto preferido por el paciente.

Los pacientes de todas las edades utilizan la tecnología en cada aspecto de su vida y esperan un método de contacto más personalizado que un correo con el que no pueden interactuar. La conveniencia de escoger la forma en la que desean ser contactados, ya sea por SMS, llamado o e-mail, mejorará la experiencia de usuario del paciente.

3- Reagendar. 

De manera proactiva, contactar a los pacientes que no llegaron a su cita médica, con una invitación a reagendar en otra fecha que les sea más conveniente.

4- Pago en línea.

Ofrecer a los pacientes pago en línea, al momento de realizar su agendamiento, conmina a ese paciente a asistir a la cita, entrega un ahorro de tiempo al momento de llegar al centro médico, además de tener su bonificación lista al pagar, evitando el trámite del reembolso.

5- Reducir el tiempo entre citas.

Si el paciente agenda una hora que está muy adelante en el futuro, aumenta la posibilidad de la inasistencia a esa atención. Esto se puede lograr siguiendo los pasos anteriores, reducir las inasistencias de los pacientes ayuda a tener una agenda con mayor disponibilidad para las horas médicas, haciendo todo el proceso más eficiente. Esto también es aplicable para los tiempos de espera del paciente una vez que ha llegado a tomar su atención médica.